Un nuevo y especial curso ha dado comienzo. Especialmente novedoso.  Novedosamente especial.

Este marco increíble que nos acompaña desde hace meses también se presta como todos los septiembre para  marcarnos propósitos; enero, septiembre, la nueva realidad…son momentos oportunos para el análisis y para la puesta a punto.

Hoy os presento una herramienta que he utilizado con frecuencia a nivel personal, con mis hijos y con mi alumnado y que hace tiempo quiero compartir por tratarse de un elemento fácil de utilizar y muy útil.

En una sesión formativa a la que asistimos el claustro del colegio la semana pasada “La rueda de la vida” nos dijeron que se llama. Yo prefiero quedarme con: Mi rueda…¿rueda?

Se trata, tal y como se puede apreciar en la imagen,  de valorar los ámbitos de nuestra vida que poseen para nosotros vital importancia. Aquellos aspectos que requieren de cuidado y en definitiva, aquellos que darán forma a nuestra felicidad y proyecto vital.

raíces y alas_Leyre Jiménez_Hondarribia

Os propongo hacer este ejercicio con vuestros niños y niñas. En cada apartado incluiréis las temáticas relacionadas con su día a día. He puesto algunos ejemplos pero podemos incluir todos aquellos que se nos ocurran y sobre todo, aquellos que realmente importan, preocupan o ilusionan a nuestros hijos e hijas.

Valorarán su grado de satisfacción con cada apartado. De este modo, una vez marcadas con puntos sus apreciaciones, uniremos los diferentes puntos y nos daremos cuenta de si conseguimos una rueda equilibrada, una rueda que no sería capaz de avanzar porque en un determinado lugar pierde armonía o incluso podremos comprobar el grado de satisfacción general con nuestro plan de vida dependiendo del tamaño de la misma.

Aquí tenemos un ejemplo de una rueda equilibrada y armónica, diría yo.

RAÍCES Y ALAS_LEYRE JIMÉNEZ_HONDARRIBIA

A partir de estos resultados elaboraremos un planing; identificaremos acciones concretas que nos permitan  durante este trimestre mejorar.

Pongamos un ejemplo. Con los siguientes resultados está claro que tendremos que trabajar sobre los hábitos alimenticios de nuestro hijo o hijas, podremos ahondar en por qué ha valorado la relación con su hermano o hermana con una puntuación no muy alta y por supuesto mantendremos e incentivaremos aquellos aspectos que funcionan.

RAÍCES Y ALAS_LEYRE JIMÉNEZ_HONDARRIBIA

En Navidad volvemos a vernos y evaluaremos nuestros avances.

Y tú, ama, aita, ¿te animas a dibujar tu rueda de la vida?

Recordemos que es fundamental que la nuestra avance par que avancen con mayor ligereza las de nuestros hijos o hijas.

Como alguna vez he comentado…como en los aviones; primero nos colocaremos nosotros la mascarilla para posteriormente atender a nuestros txikis; cuidémonos para cuidar…parece sencillo pero bajo mi punto de vista no lo es.

¿Qué opinas tú?