Ya os contamos en este artículo cuánto nos gusta por aquí el Club de las Malas Madres, sobretodo por su sentido del humor. Pero lo mejor es que no sólo nos reímos con él, sino que además podamos lograr algo entre todos. O por lo menos intentarlo.

Porque reivindicar no es quejarse y porque nadie renuncia a ver crecer a sus hijos, este club ha comenzado a trabajar para conseguir que la conciliación no sea una película de ciencia ficción.

Así, las malas madres deciden pasar a la acción y el pasado lunes 19 de octubre lanzaron en change.org una primera petición : incentivos fiscales a aquellas pymes que implanten la jornada continua con flexibilidad horaria. En dos días han superado las 50.000 firmas pero aún necesitan más, ya que se han marcado el reto de llegar a las 75.000.

Tenemos más que claro que esta no es la única medida, seguro que se podrían tomar muchísimas más, pero de lo que estamos convencidas es que con iniciativas de este tipo, el problema de la conciliación gana visibilidad. Y para empezar, es lo que hace falta.
Nos encanta que una plataforma como este club, nacida en principio para desmitificar la maternidad, para reír y pasar un buen rato, se transforme en una lanzadera perfecta para mejorar nuestro día a día.
Además, el lema está genial :  porque reivindicar no es quejarse. Para el que le apetezca firmar, esta es la dirección de la petición : #yonorenuncio