Seguro que ya más de uno tenéis hecha una lista de posibles regalos para las fechas que vienen. Por aquí comenzamos a haceros sugerencias de los juguetes que funcionan muy bien en nuestras casas. Uno de ellos, sin duda, son los trenes de madera.

Entraron hace tiempo en nuestra casa, primero con un «kit ´´ básico y es un juego tan versátil que lleva ya más de 5 años en nuestra casa.

¿ Por qué nos gustan tanto ?

  1. Porque son manejables desde que los niños son bien pequeños, tanto en el montaje del circuito como manejando los vagones
  2. Porque son muy resistentes
  3. Porque podemos encontrarlos de un montón de marcas, desde los más básicos hasta los más sofisticados y las vías suelen ser compatibles
  4. Porque es un juego que puede ir creciendo, podemos empezar con un circuito básico y luego ir ampliándolo
  5. Porque hay opción de comprar locomotoras con pilas, para que el tren se mueva sólo
tartufa_tienda_juguetes_irun

La verdad es que es una gozada poder encontrarlos en un montón de formatos diferentes. Se pueden comprar desde precios muy asequibles en Ikea, cadenas de jugueterías como Juguettos o similares, en formatos básicos. Luego existen también marcas especializadas como Brio o Big Jigs. En estas casas, podremos encontrar un mundo de accesorios. Podremos ir completando con puentes levadizos, estaciones, cambios de vía y cualquier cosa que se os pase por la cabeza. Las colecciones de estas dos marcas son muy completas. Aparte de manipular y mover ellos mismos los trenes, en nuestra casa les encanta que el tren vaya sólo. Así, podemos comprar locomotoras a pilas, o incluso con batería para recargar. Nosotras hemos encontrado estas dos marcas en Tartufa.

trenes_madera_niños_irun_1

 

Y ahora os contamos los dos aspectos que personalmente más nos gustan de estos trenes de madera de juguete :

  1. Juegan todos : en torno al tren, desde la mayor de 8 años hasta el pequeño de 4, encuentran su espacio
  2. Da pie a construir todo un mundo alrededor : a las vías del tren se empiezan a acercar los playmobil, luego una caja de cartón que transforman en estación, los dinosaurios para darle más realismo y cualquier tipo de muñeco y muñeca.

Con pocos juegos se consigue en nuestra casa tanta colaboración. Suele empezar el pequeño, pero el resto se apuntan rápidamente a la fiesta. El circuito de tren que montan es siempre la base a un pequeño mundo que se van inventado alrededor. Sacan todo el resto de juguetes y empiezan a buscarles su sitio. Se les ve concentrados y disfrutando.

Es un juguete versátil, que en nuestra casa sigue teniendo un recorrido muy amplio. De hecho, en nuestra lista de posibles regalos para este año, ya tenemos apuntado un puente levadizo.