Siento que en los primeros años de vida, los padres nos volcamos en comprar toda clase de libros para estimular a nuestros hijos, para leerles en voz alta. Sin embargo a medida que pasa el tiempo, a medida que empiezan a leer por sí mismos, o que leen en el colegio, nos desentendemos un poco y esa euforia inicial por comprar y leer libros se deshincha. Y curiosamente esto ocurre cuando tal vez más lo necesitan.  Vivimos en la era de las pantallas, de la tecnología que sobre estimula, de modo que el mundo, el real, parece mucho más aburrido que el que contemplan a través de un ordenador, Tablet, etc … Sin embargo es en el mundo real en el que nos toca vivir, estar, ser. En ese mundo real donde los libros pueden parecer menos divertidos que un video-juego, de ahí nuestro papel en incitarles (nunca obligarles) a leer, incluso ofrecernos a leerles algo en voz alta o a leer a turnos, respetando sus gustos, sin imponer.

Los reyes siempre han dejado y dejarán libros en casa. Estos son los que han traído este año, algunos más comerciales otros algo menos. No me gustan todos por supuesto y si hubiese confeccionado yo la lista probablemente los hubiera elegido diferentes pero respeto, siempre respeto. En estos tiempos, la lectura pende de un hilo tan delicado que toca mimarla y cuidarla para que perdure.

 

E_welcome_inglés_irun

Ella de 12 años ya tiene gustos muy definidos: David Walliams y Jacqueline Wilson son un éxito garantizado (tengo pendiente hacer algún post sobre ellos): ambos autores logran siempre conectar con los más jóvenes. Está también encantada con los libros que permiten leer cada noche una historia sobre la vida de una mujer. El de niñas rebeldes cuenta además con actividades para que se pare a pensar en lo que puede llegar a conseguir. Reconozco que noche a noche, voy descubriendo mujeres olvidadas por la historia y que estoy, que estamos, aprendiendo mucho además de pasar un buen rato.

leyendo en familia-Virginia Gil

 

Txispum_ inglés hondarribia

Para él 10 años, todo enfocado al mundo de los videojuegos pero no dejan de ser libros. Tendrán más o menos calidad pero lo único que busco es despertar las ganas de leer, la necesidad de abrir un libro; que cada noche, cuando le diga que tiene que apagar la luz me diga que quiere más. Que me cuente lo que ha leído y que, después de haber terminado el libro, pida otro más porque sienta el vacío de no tener lectura antes de irse a dormir. De eso se trata, de remover el interés, de crear el hábito para que dure y perdure a pesar de las pantallas, a pesar de ellas.

Ya hemos leído en voz alta Los secretos de YouTube. No os voy a engañar: está bastante mal escrito pero no pasa nada, me quedo con lo positivo que es mucho: lo hemos disfrutado y él ha retenido todos los aspectos del libro. No es tanto “el cómo” sino “el qué” y tengo que reconocer que el contenido es interesante aunque con una buena corrección ganaría muchísimo.

Ahora estamos con el del diamantito legendario que es ficción y que está bastante mejor redactado.

leyendo en familia-Virginia Gil

academia refuerzo juhego irun

Para la niña que habita en mí.

Mónica Rodríguez y David Sifres son siempre apuestas seguras, soy una incondicional. Siempre leo lo que publican, sea lo que sea, todavía no me han defraudado, al contrario, me gustan cada vez más. Los leeré primero yo y probablemente los acabe leyendo en voz alta.

He terminado Malka una PRECIOSIDAD, una joya que aborda el tema de la muerte con una sensibilidad increíble.

Son de esa clase de libros que pueden leer tanto niños como adultos, buena literatura sin necesidad de ponerle el sello de infantil o juvenil. Porque como dice Pablo Albo (otro autor que me encanta), ¿acaso los westerns fueron creados para que los viesen los indios? ¿Y las películas de ciencia ficción para que las viesen los extraterrestres? Pues lo mismo ocurre con la literatura infantil juvenil: la buena es para todos, niños y mayores; la mala no es ni para niños ni para mayores.

Dicho esto solo me queda, sea cual sea vuestra edad y la de vuestros hijos, desearos felices lecturas para el 2019.

El tiempo pasa muy rápido para perderlo leyendo libros que no nos gustan. Hay tantos libros donde elegir y con los que poder disfrutar.

Hasta el mes que viene.

Por cierto, ¿han traído en vuestra casa algún libro los Reyes?

leyendo en familia-Virginia Gil

Hípica Jaizubia_Hondarribia_Irun